¿Hacia dónde va la economía mundial?

en qué invertir en 2018

Con cambios contantes todos los años, la economía mundial va cambiando, en algunos casos de manera muy positiva y en otros complicando el presente y el futuro de un gran número de países.

Es probable que la economía mundial experimente un crecimiento sólido y sostenido, con un crecimiento global del PIB que se acelerará ligeramente a un ritmo del 3,8 %.

Además, el gasto de capital corporativo, que se ha restringido en los últimos años, se convertirá en un factor clave de crecimiento en el futuro.

Dado este telón de fondo favorable, los inversores pueden esperar retornos aún sólidos para los activos de riesgo en 2018, aunque más limitados después del año de inversión excepcionalmente bueno en 2017.

Se pronostica que la inflación mundial alcanzará un positivo 2.7 por ciento. Además, el gasto de capital corporativo, que se ha restringido en los últimos años, se convertirá en un factor clave de crecimiento en el futuro.

Algunas apreciaciones

Dado este telón de fondo favorable, los inversores pueden esperar rendimientos aún sólidos para los activos de riesgo en 2018, aunque más limitados después de un año de inversión excepcionalmente bueno en 2017.

Se espera que el crecimiento económico mundial se mantenga sólido en los próximos meses, respaldado por los mercados avanzados y emergentes. Esta fuerza continua implica un riesgo muy bajo de una recesión global.

En los Estados Unidos, un mayor gasto de capital corporativo, una recuperación en la productividad y un posible impulso fiscal deberían extender el fuerte ciclo comercial por un año más. 2018 Proyección de un crecimiento anual del PIB superior al 2,5 %.

Es probable que la zona del euro vea una continuación de la nueva fortaleza cíclica, salvo una crisis política improbable o una fuerte apreciación del euro. (2018 y o y PIB de más del 2 %)

Se espera que Suiza se beneficie de unas perspectivas de exportación favorables dado un crecimiento mundial más fuerte y un CHF más débil.

Los dos principales impulsores del crecimiento interno de los últimos años, la inmigración y el ciclo de la propiedad, se ven como menguados. (2018 y o y PIB de más del 1,7 %).

En Oriente Medio, la perspectiva de Credit Suisse es que habrá un colapso de los precios del petróleo que conducirá a un proceso de reforma sin precedentes en toda la región, mientras los gobiernos lucharán por controlar los déficit fiscales resultantes.

De cara al futuro, destacan dos áreas clave de riesgo e incertidumbre. En primer lugar, el fracaso de las reformas para levantar la economía no petrolera presentaría un desafío a las perspectivas de crecimiento de la región y plantearía interrogantes sobre el curso de la política gubernamental, afirmó el principal banco suizo en su perspectiva para 2018.

Tensiones a nivel global

En segundo lugar, un mayor aumento de las tensiones intrarregionales podría afectar tanto al gasto de las empresas como al de los consumidores, lo que a su vez actuaría como un obstáculo para la recuperación económica y aumentaría el riesgo de salidas de capital, agregó.

Se espera que las economías emergentes continúen siendo un pilar de crecimiento para la economía global, con riesgos limitados alcistas para la inflación y las tasas de interés mientras sus monedas se mantengan estables.

China continuará desempeñando un papel vital, ya que su contribución al crecimiento de la economía mundial aumentará aún más dado el creciente peso del país.

A medida que los líderes de China permanecen fuertemente enfocados en la estabilidad, Credit Suisse espera un proceso de ajuste bastante suave con estabilidad monetaria.

A más largo plazo, los altos niveles de deuda corporativa siguen siendo una preocupación. (2018 y o y PIB de más de 6.5 %)

«El gasto de capital corporativo, la actividad de fusiones y adquisiciones y, a su vez, los aumentos de la deuda corporativa parecen estar listos para convertirse en grandes temas en 2018», comentó Michael Strobaek, Director Global de Inversiones de Credit Suisse.

«Esperamos que 2018 sea un año relativamente bueno para el crecimiento económico, lo que debería ayudar a que los activos sensibles al crecimiento sigan teniendo buenos resultados. Sin embargo, somos conscientes de los riesgos potenciales, ya sean de naturaleza política, económica, geopolítica o regulatoria «, agregó.

Cambios posibles en el escenario económico mundial

Las perspectivas de inversión de este año también prestan especial atención a la próxima generación de inversores, los millennials y sus prioridades.

Con el 50 % de la población mundial menor de 30 años, esta generación se está convirtiendo en una fuerza influyente en el mundo, dijo el principal banco suizo en su análisis.

The Investment Outlook destaca la eficiencia energética, los consumibles sostenibles y la cadena de bloques como tres prioridades clave para los millenials.

«Nuestro enfoque se centra en el impacto de la próxima generación de inversores, los Millennials.

Nuestra sensación es que 2018 será recordado como el año en el que dan pasos importantes para convertirse en la fuerza decisiva en los ámbitos clave de la vida «, explicó Nannette Hechler-Fayd’herbe, directora de Estrategia de Inversión e Investigación en Credit Suisse.

Incluso después de un año de retornos excepcionalmente buenos en activos de riesgo, los estrategas de inversión de Credit Suisse creen que los mercados de acciones globales tienen un mayor potencial de crecimiento en 2018, ya que un fuerte crecimiento económico impulsa las ganancias y aumenta la confianza.

Esto debería alentar nuevas entradas en acciones. El retiro de la liquidez de los bancos centrales es el principal desafío, especialmente en los últimos meses de 2018.

Resultados más esperados

Credit Suisse tiende a favorecer a las acciones por sobre el crédito. Se espera que las acciones de mercados emergentes generen rendimientos totales bajos de dos dígitos en 2018, con buenas perspectivas para las pequeñas capitalizaciones en particular. En los mercados desarrollados, se considera que las acciones japonesas y suizas ofrecen el mejor potencial.

En lo que respecta al sector, las preferencias incluyen salud, telecomunicaciones, industria y finanzas. Las acciones de la zona euro también ofrecen oportunidades atractivas para los inversionistas dado que todavía tienen altos rendimientos.

En renta fija, Credit Suisse espera que los rendimientos de los bonos en la mayoría de los mercados desarrollados aumenten moderadamente, mientras que deberían estabilizarse en Estados Unidos, en torno al 2,7 %).

En los mercados emergentes, una preferencia particular es por la deuda en moneda local, dado el alto peso y el potencial de nuevos recortes en las tasas de interés locales. Bajo control.