La crisis de la izquierda en Latinoamérica

La crisis de la izquierda en Latinoamérica-Foto 1

El desencanto por las administraciones de izquierda es una realidad en toda Latinoamérica. El fin de los tiempos de oro del socialismo en nuestro territorio ha comenzado

Los votantes en América Latina parecen estar cansando a sus líderes de izquierda. En Argentina, la coalición de centro izquierda del Frente de la Victoria perdió en 2015 contra una alianza de derecha liderada por Mauricio Macri.

En Brasil, el Partido de los Trabajadores fue derrocado del poder en 2016 después de 13 años de la destitución de la presidenta Dilma Rousseff. En Bolivia, también en 2016, los votantes dieron una dura derrota al intento del presidente Evo Morales de reformar la constitución para postularse para un cuarto mandato consecutivo. En Venezuela, el PSUV perdió las elecciones parlamentarias y el control de la Asamblea Nacional en 2015.

Las elecciones de abril de 2017 en Ecuador, en las cuales Lenin Moreno se aseguró marginalmente la continuación de la “Revolución Ciudadana”, es la excepción a la regla.

Estos resultados pueden parecer un síntoma de agotamiento con los gobiernos de izquierda. Quizás, sin embargo, son simplemente parte de un ciclo, en el cual los movimientos izquierdistas ven una desaceleración gradual del apoyo. El científico político Sidney Tarrow utilizó la frase “ciclo de contención” para identificar una “fase de conflicto intensificado en todo el sistema social” que comienza en un momento de perturbación en la sociedad.

Los momentos clave de interrupción en América del Sur que han provocado movimientos del ala izquierda no son difíciles de encontrar. Los violentos “disturbios de Caracazo” en Venezuela en 1989, en contra de las reformas del mercado gubernamental que dieron como resultado un aumento en los precios del petróleo. Las “guerras del agua de Cochabamba” en Bolivia en 2000, involucraron una serie de protestas contra la privatización del suministro municipal de agua en la tercera ciudad más grande del país.

En diciembre de 2001, Argentina vio una revuelta nacional contra la profundización de las políticas de austeridad en el contexto de una larga recesión económica. Los “forajidos” (los forajidos) era el nombre dado a un levantamiento popular en 2005 en Ecuador contra el presidente Gutiérrez (quien fue acusado de traicionar las campañas electorales de reforma y alienar a los aliados políticos clave). Estas protestas sociales representaron una fase de conflicto intensificado que resultó en sociedades divididas y una representación política polarizada.

Desde este punto de vista, los giros posteriores a la izquierda representaban un movimiento ascendente de agitación social en lugar de solo líderes populistas que buscaban el poder. El malestar social estableció las condiciones para que la izquierda tomara el control y cimentara una nueva agenda antineoliberal en la región que duró unos 15 años. La novedad del fenómeno fue que, a diferencia de los proyectos izquierdistas de la década de 1970, la izquierda jugó según las reglas del juego democrático y lo hizo con éxito, ganando elecciones arrolladoras.

Pero, aparte de en Ecuador (donde desde 2006 Rafael Correa ganó tres elecciones presidenciales como líder de la Revolución Ciudadana), la izquierda ha seguido perdiendo el control de los gobiernos en la región.

El sector popular permanece activo y tiene suficiente poder político para organizar grandes huelgas y momentos de acción directa. Sin embargo, no hay un nuevo elemento de unidad porque hay tantas demandas que, a su vez, son demandadas por diferentes organizaciones, y los vínculos entre estas diferentes organizaciones siguen siendo débiles. También significa que solo una minoría de estos sectores sociales se sienten políticamente representados por, por ejemplo, el Partido de los Trabajadores en Brasil o el Kirchnerismo en Argentina.

Tener un gobierno de tendencia a la derecha tiende a facilitar la reorganización del sector popular porque el adversario es más claramente identificable y común para todos. Esta es la razón por la cual el ímpetu de la izquierda ha llegado a un momento de crisis, pero aún no ha sido desactivado.

Por el contrario, tener un gobierno progresivo en el poder hace que la reorganización del sector popular sea más compleja. Hasta ahora, solo Ecuador ha sido exitoso en contra de la tendencia regional. Pero no está claro si esto contribuye a la necesaria reorganización de la izquierda o a profundizar su crisis. Por el momento, al menos, la izquierda latinoamericana está bajo control, pero aún no está en jaque.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here