La derecha se toma Europa

Dutch far-right Party for Freedom (PVV) leader Geert Wilders sits in a courtroom of the courthouse in Schiphol, the Netherlands March 18, 2016. REUTERS/Michael Kooren - RTSB152

Con propuestas estrictas con respecto a temas de migración y estabilidad económica y social, los gobiernos de derecha han comenzado a propagarse en Europa.

En abril de 2002, Jean-Marie Le Pen sorprendió a toda Europa al derrotar al aspirante socialista, Lionel Jospin, al momento de las elecciones presidenciales en Francia, durante la primera vuelta, para luego avanzar a la ronda final entre los dos candidatos principales.

Aterrorizados por la perspectiva de una victoria de extrema derecha, la izquierda francesa -incluidos los comunistas, los Verdes y el Partido Socialista- respaldaron al presidente en ejercicio, Jacques Chirac, un pilar del establishment de centro derecha que se había desempeñado como alcalde de París. durante 18 años antes de convertirse en presidente en 1995. Esta estrategia electoral efectivamente aisló el Frente Nacional de Le Pen (FN), describiéndolo como una fuerza cancerígena en el cuerpo político francés.

Semanas después, el 5 de mayo, Chirac ganó las elecciones con un astronómico 82% de los votos, derrotando a Le Pen por el mayor margen en las elecciones presidenciales francesas desde 1848. Se celebraron festejos estridentes en las calles de París. “Hemos pasado por un momento de gran ansiedad para el país, pero esta noche Francia ha reafirmado su apego a los valores de la república”, declaró Chirac en su discurso de victoria. Luego, hablando a las multitudes alegres en la Place de la République, los elogió por rechazar “la intolerancia y la demagogia”.

Pero mayo de 2002 no fue, de hecho, un momento de triunfo. Más bien fue el último grito de un viejo orden, en el cual el destino de las naciones europeas estaba controlado por grandes grupos de establecimientos.

Jean-Marie Le Pen era un objetivo fácil para la izquierda y para figuras del establishment como Chirac. Fue un provocador político que apeló tanto a los antisemitas y homofóbicos como a los votantes molestos por la inmigración, obteniendo su apoyo principalmente de los elementos más reaccionarios de la antigua derecha católica. En otras palabras, era un villano familiar, y su ideología representaba una Francia arcaica, un pasado derrotado. Además, él no buscaba seriamente el poder, y nunca estuvo realmente cerca de adquirirlo; su papel era ser un canalla e inyectar sus ideas en el debate nacional.

La nueva extrema derecha de Europa es diferente. Desde Dinamarca hasta los Países Bajos y Alemania, ha surgido una nueva ola de partidos de derecha durante la última década y media, y están proyectando una red mucho más amplia de lo que Jean-Marie Le Pen alguna vez intentó. Y apelando hábilmente al miedo, la nostalgia y el resentimiento de las élites, están ampliando rápidamente su base.

El Brexit fue solo el comienzo. La nueva extrema derecha de Europa está preparada para transformar el panorama político del continente, ya sea ganando elecciones o simplemente tirando de un centro político asediado hasta el momento en su dirección para que sus ideas se conviertan en la nueva normalidad.

Y cuando eso sucede, grupos que nunca hubieran contemplado la posibilidad de votar por un partido de extrema derecha hace 10 años, los jóvenes, los homosexuales, los judíos, las feministas, pueden unirse a los votantes de la clase trabajadora que ya abandonaron partidos de la izquierda para convertirse en la nueva columna vertebral de la derecha populista.

Esta nostalgia tiene un atractivo inconfundible, pero no necesariamente para el tipo de votantes que uno podría esperar. Mientras que los jóvenes británicos votaron abrumadoramente por permanecer en la UE y los ancianos votaron por irse, en Francia es todo lo contrario.

Según Julian Rochedy, el ex líder juvenil de FN, apela a la nostalgia y trabaja mejor con los jóvenes en Francia, que sueñan con una era que nunca presenciaron, que, con los viejos, que vivieron la era que Marine Le Pen promete restaurar. Rozedy argumenta que son los votantes mayores quienes son el mayor obstáculo para la victoria de Le Pen. “Temen dejar el euro”, dice. “Temen grandes cambios”. Rochedy está convencido de que el FN nunca ganará simplemente fetichizando el pasado. “Solo quieren retroceder 30 años”, dijo sobre sus antiguos colegas. “Es un discurso que no toma en cuenta el mundo tal como es y en qué se ha convertido Francia”.

Incluso si Le Pen no puede ganarse a suficientes votantes de más edad para que ella se convierta en presidente, hay un electorado que envejece y que ya se ha movido significativamente hacia la derecha: los antiguos miembros de lo que solía ser el partido comunista más grande en Europa occidental.

Cuando el partido comunista francés colapsó, sus seguidores quedaron sin timón. Según Andrew Hussey, un académico nacido en Liverpool que enseña en París, los líderes tecnocráticos del Partido Socialista -muchos de ellos graduados de la École Nationale d’Administration de ultra-elite- “están tan desconectados de la gente común” que incluso el antiguo marxista no considerará votar por ellos. Desconfiando del establecimiento y buscando un estado que los proteja, muchos han recurrido al FN. “Creo que aquí tienes una gran pregunta política sobre quién cuida de ti”, dijo Hussey. “Esta es una forma de pensar muy comunista”.

Le Pen sabe que ella está atrayendo a esta gente. Muchos de sus seguidores “solían ser socialistas, pero ya no son más”, me dijo. Aunque ella prefiere evitar la frase estado de bienestar: “Ese es un concepto socialista”, insistió, Le Pen ha apelado directamente a este anhelo de un estado grande y afectuoso que luche por el hombre común y no por los ricos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here